domingo, 30 de enero de 2011

GALÁPAGO LEPROSO (Mauremys leprosa)


   Crarc

   Parque Biologico de Gaia, Avintes, Portugal

   El galápago leproso (Mauremys leprosa), junto con la tortuga de agua europea (Emys orbicularis), es una de las dos especies de la familia de los Emídidos que se encuentran en la Península Ibérica. 
   Todas las tortugas de este grupo tienen bastantes características en común, como el caparazón aplanado y la posesión de membranas interdigitales para facilitar la natación, la presencia de uñas, que les permiten cavar los huecos en los que depositan los huevos, y las manchas o coloraciones vistosas, sobre todo en el estadio juvenil y especialmente en especies que habitan en regiones más cálidas que la nuestra, como las tortugas de Florida.
   Algunas especies de esta familia presentan cerca de la desembocadura de la cloaca (el orificio único al que van a parar los conductos excretor y genitales), dos pequeñas bufetas que se pueden llenar de agua cuando están sumergidas, lo cual permite el intercambio gaseoso directo entre la sangre y el agua. Solo son efectivas para la respiración durante el sueño letárgico que pueden pasar bajo el agua, durante el cual bajan muchísimo la tasa metabólica para sobrevivir en las estaciones con condiciones climáticas desfavorables. 
   Presenta un caparazón de unos 20 cm de longitud en los adultos, de color pardo grisáceo con manchas rojizas en los jóvenes. Son muy características las rayas amarillas longitudinales que presenta en el cuello. Algunos individuos presentan una infección de algas en el caparazón que produce un deterioro de las placas córneas e incluso su desprendimiento.

   Zoológico de Barcelona, Barcelona, España

   En libertad

   Se distribuye por los riachuelos y las balsas permanentes más o menos grandes, incluso salobres y contaminadas de la Península Ibérica, excepto en la franja norte. También se encuentra en la Península de los Balcanes, el oeste de Asia y el noroeste de África.
   Su alimentación se compone principalmente de invertebrados acuáticos y terrestres, anfibios y sus larvas y pequeños peces, aunque a menudo son demasiado rápidos para que los puedan alcanzar. No desprecia la carroña y, de manera esporádica, puede comer crías de ratón o polluelos. Raramente come vegetales.
   Las cópulas tienen lugar sobre todo entre abril y mayo y la puesta se compone de 5 a 20 huevos de cascarón calcáreo y alargado que la hembra entierra en un lugar seco, generalmente al pie de algún arbusto, de donde saldrán las crías por sus propios medios al cabo de unos 30 días de incubación, con las variaciones de tiempo que imponga la temperatura ambiental.
   El crecimiento de las crías es lento, de manera que no alcanza la madurez sexual hasta los 7 u 8 años en los machos y bastante más tarde en las hembras.
   Sus poblaciones se ven perjudicadas por la contaminación de las aguas y la degradación de su hábitat acuático.

   Crarc

   Parque Biologico de Gaia, Avintes, Portugal

No hay comentarios:

Publicar un comentario