jueves, 3 de febrero de 2011

CULEBRA DE HERRADURA (Hemorrhois hippocrepis)


   Menagerie du Jardin des Plantes

   La culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis) es una serpiente de tamaño medio, rondando el metro como norma general aunque se han encontrado ejemplares más grandes. Su diseño dorsal es característico y presenta una serie de manchas oscuras con forma de rombo a lo largo de todo el cuerpo.
   La culebra de herradura debe su nombre común a la mancha oscura que presenta con esta forma en la parte posterior de la cabeza. Además posee una franja oscura que une ambos ojos.
   Se encuentra distribuida por España; en el tercio sur y el centro peninsular, Portugal, Francia, Italia, Argelia, Marruecos y Túnez. Su hábitat natural es de tipo mediterráneo con vegetación arbustiva, terrenos arenosos, rocosos, zonas de pastoreo, jardines rurales, zonas de cultivo e incluso en áreas urbanas.

   Menagerie du Jardín des Plantes

   Pese a que puede morder si es molestada su mordedura no reviste peligro para el ser humano pues carece de veneno, aunque es recomendable curar la zona mordida y desinfectar bien e incluso aplicar antibiotico debido a que la boca de las serpientes suele ser nido de numerosas bacterias.
   Es de movimientos rápidos y esquivos y puede trepar a arbustos y árboles siempre que las ramas bajas estén próximas al suelo. Es de hábitos diurnos y se muestra más activa entre los meses de marzo y noviembre.
   Se alimenta de lagartos, lagartijas, salamanquesas, pequeños mamíferos (roedores) y ocasionalmente aves y anfibios, además de lombrices de tierra y algunos insectos en los ejemplares más jóvenes. Su forma de cazar consiste en recorrer amplias zonas inspeccionando hoquedades y grietas en las que suele encontrar a sus presas. También se han encontrado ejemplares que han parecido especializarse en atrapar murciélagos al vuelo cuando salen de sus refugios diurnos. Entre sus depredadores se encuentran la culebra bastarda, el lagafto ocelado, el águila culebrera, el ratonero y el gato doméstico, entre otros.
   A menudo busca el calor que emite el asfalto, motivo por el cual es uno de los reptiles que con frecuencia se encuentran atropellados en las carreteras.

   Haus des Meeres, Viena, Austria

No hay comentarios:

Publicar un comentario