jueves, 7 de diciembre de 2017

ARDILLA GRIS (Sciurus carolinensis)

   En libertad

   La ardilla gris (Sciurus carolinensis) es norteamericana, pero ha sido introducida en diferentes regiones de las islas Británicas. Esta introducción ha tenido consecuencias desastrosas para las poblaciones de la ardilla roja, indígena, que se ve cada vez más desbancada por su congénere americano, mayor y más fuerte que ella. Absolutamente insociable, la ardilla gris da prueba de una agresividad poco corriente y no tolera a ningún rival en el sector que ha decidido ocupar.
   En Canadá, se encuentran dos fases de coloración básica: una gris, la más extendida, la otra negra, menos frecuente; sin embargo, en la naturaleza existen todos los tonos y matices intermedios. Como hizo la ardilla roja en Europa, la ardilla gris ha colonizado rápidamente los parques de las ciudades americanas y las inglesas, donde se ha hecho familiar y acude a pedir golosinas a los paseantes.

   En libertad

    En libertad

   Como toda ardilla que se precie, se alimenta de una increíble variedad de materias vegetales; sin embargo lo más abundante son las semillas y las nueces y tiene un don especial para distinguir una nuez buena de una mala, dejando ésta sin tocarla siquiera. En los bosques les encanta comer setas, y se le ha visto ingerir especies supuestamente venenosas para el hombre, sin ningún daño. En período de abundancia, la ardilla gris amontona reservas de nueces, semillas o bellotas en el suelo, o en el interior de cavidades naturales. Con frecuencia olvida estas despensas, pero sin duda le sucederá, en sus peregrinaciones, encontrar una reserva y detenerse en ella.
   La gestación en esta especie dura de 40 a 44 días y la hembra criará a entre 3 y 5 pequeños que abrirán los ojos al mes de haber nacido.

   En libertad

No hay comentarios:

Publicar un comentario