viernes, 7 de enero de 2011

CARACOL GIGANTE AFRICANO (Achatina fulica)

   Frankfurt Zoo

   El caracol gigante africano o acatina (Achatina fulica) es originario de África oriental y su concha puede medir hasta 25-30cm de largo y 8 de alto, lo que lo convierte en el molusco terrestre más grande del mundo. No tendría mucho de particular en sí mismo si no hubiese proliferado a expensas de los cultivos agrícolas de legumbres. Está incluida en la lista de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo.
   No se sabe con certeza quién trajo la acatina desde otros horizontes, ni por qué. Hacia 1.800, este caracol hizo su aparición en la Isla Mauricio, donde comenzó a devastar los cultivos. Su facultad de adaptación es increíble. Solamente se necesitan algunos individuos para producir una descendencia innumerable que coloniza los nuevos medios en muy poco tiempo. Las únicas necesidades son una temperatura superior a 24ºC y una elevada humedad atmosférica. Todas estas condiciones se encuentran reunidas en los países tropicales, de modo que la acatina los a invadido uno tras otro y pulula por ellos como el peor de los azotes. Todo el sudeste de Asia está infestado de este molusco. La única utilidad de este caracol gigante ha sido la de servir de alimento a las tropas japonesas en Nueva Huinea y en muchas otras islas del Pacífico durante la guerra.

   Colonia Zoo

   Bioparc Fuengirola, Málaga, España

   Aunque es una especie vegetariana, puede comer prácticamente de todo, incluidos excrementos. En algunos lugares se tienen como mascota, sin embargo, son ilegales en algunos países, entre ellos Estados Unidos, donde está prohibido tenerlas por miedo a que se cree una plaga. La acatina además transmite varias enfermedades a los perros, gatos y humanos; y transmite parásitos intestinales.
   Prácticamente todos los cultivos han padecido seriamente las devastaciones de la acatina, cuya abundancia es inimaginable. En ciertas regiones de la jungla de Java, se puede andar literalmente sobre un tapiz de conchas de este animal. En muchos lugares, las carreteras se han vuelto deslizantes por el revestimiento de mucosidad depositado por millares de acatinas en el curso de sus peregrinaciones nocturnas. Todos los sistemas para combatir esta plaga han resultado ineficaces.

   Frankfurt Zoo

   Frankfurt Zoo

No hay comentarios:

Publicar un comentario