domingo, 1 de febrero de 2015

REBECO PIRENAICO O SARRIO (Rupicapra pyrenaica)


   Parc Animalier des Pyrènees

   El rebeco pirenaico o sarrio (Rupicapra pyrenaica), también conocido como gamuza o isard, es un bóvido de la subfamilia Caprinae presente en algunas cadenas montañosas del suroeste de Europa. Estudios genéticos recientes confirman la separación de las dos especies reconocidas de rebecos, R. pyrenaica y R. rupicapra.
   Es un bóvido de pequeño tamaño, menor y más esbelto que la cabra montés. Ambos sexos poseen cuernos, con forma de gancho, siendo los de los machos más gruesos y con el gancho más cerrado. Cabeza y gagarta claras y una mancha oscura que cubre los ojos a modo de antifaz. El color del cuerpo es uniforme, con una línea oscura que recorre longitudinalmente el dorso. Los machos suelen ser algo más pesados que las hembras.
   La especie ocupa tres núcleos de población, en las montañas del suroeste de Europa, dos núcleos en la península ibérica, en los Pirineos y en la cordillera Cantábrica, desde Galicia hasta la sierra de Híjar y otro en los Apeninos (Italia), en grave peligro de extinción.
   Es una especie típica del piso subalpino, que en la mayor parte de las montañas ibéricas fue deforestado para ganar superficie de pastos. Se mueve entre el límite superior de los bosques y los pastos supraforestales, ocupando en verano las máximas altitudes. Prefiere pendientes fuertes y rocosas donde la nieve se acumula poco. Habita entre los 1000 y 2800 metros en los Pirineos, y entre los 400 y 2400 m en la cordillera Cantábrica.
   Tanto en Pirineos como en la cordillera Cantábrica, los rebecos entran en celo entre octubre y noviembre, un mes antes que los rebecos del resto de Europa. Durante ese tiempo, los grupos de machos siguen a los de hembras y se unen a ellos, formándose entonces los enfrentamientos entre los machos, que luchan cabeza contra cabeza por el derecho a reproducirse, sin llegar a ser luchas excesivamente violentas.
   La gestación dura alrededor de 20 semanas, al término de las cuales nace una sola cría. Ésta alcanza la madurez sexual entre los 2 y los 4 años, madurando antes las hembras que los machos.
   En los Pirineos, ante la ausencia casi total de grandes depredadores, las únicas especies que predan sobre el rebeco son el águila real (Aquila chrysaetos) y el zorro (Vulpes vulpes). En los lugares donde aún están presentes, se ha descrito también depredación por parte del lobo ibérico (Canis lupus signatus) y el oso pardo (Ursus arctos).


   Molló Parc

No hay comentarios:

Publicar un comentario